miércoles, 29 de julio de 2009

SABLE LASER



EL DISCURSO DEL METETODO
por Obiwan Kenobi


Como todos los veintiocho de julio en el Perú, nuestro primer ciudadano (que esta pidiendo dieta extrema a gritos) dió su correspondiente discurso a la nación por fiestas patrias.
Para variar, las promesas incumplidas de la campáña electoral seguirán sin mutar de estado por un tiempo mas y el ofrecimiento de boberías de lo mas extrañas (ese asunto del código del consumo suena a novela torreja) ha estado bobo, aunque el hecho de que se nos vuelva a informar del número de teléfonos celulares que se adquirieron en el país (lo que viene repitiendo hace tres discursos) es la demostración de una persistencia de lo mas ociosa y banal.
Los amigos mexicanos y españoles deben estar happys de vendernos un servicio tan malo como el que clavan a diestra y siniestra en el país con las tarifas mas carolas del mundo.
Este blablablá de autobombos, tan manido para quitarse culpas al paso y tirar responsabilidades con honda es tan sólo la demostración impajaritable de que el gordo ya ha decidido seguir gobernando para sus amigos, los tagarotes locales, sin importarle el destino de un pueblo cada vez mas empinchado.
No vemos voluntad de rectificación en sus palabras y al distinguir en las cercanías a cietos personajes, se evidencia que la corrupción no tiene pierde, si usted desea hacer algo de plata facilonga para la rica vida de la descendencia familiar.
Mientras tanto, como dicen los condenados convencidos : agua y ajo, osea, aguantarse y a joderse.

-----------------------------------

EN BUSCA DE LA INTELIGENCIA PERDIDA


Cronopiando
Estados Unidos necesita “gente inteligente”
Koldo Campos Sagaseta

Lo ha dicho Bill Gates, uno de sus más exitosos y genuinos representantes, de paso por la India. “Estados Unidos necesita crear leyes de inmigración que permitan la entrada en el país de gente inteligente”.
Tal parece que de la otra clase de gente ya disponen la suficiente, por lo que la actual demanda enfatiza la necesidad de la inteligencia como requisito previo para que se abran las puertas del paraíso.
Imposible no recordar aquella vieja e insoportable cancioncita estadounidense que partía de lanzar vivas a la gente, esa gente que “la hay donde quiera que vas” para concluir que “con más gente a favor de gente en cada pueblo y nación, habría menos gente difícil y más gente con corazón”. La cancioncita no recomendaba que la gente inteligente emigrara a los Estados Unidos. Eso lo ha venido a reconocer ahora Bill Gates con ese jalear ¡Viva la gente…inteligente!
Hace algunos años leí un dato que me estremeció. Hay más médicos nigerianos trabajando en Estados Unidos que en la propia Nigeria.
Tampoco me extraña. La verdad es que Estados Unidos necesita de todo: gente inteligente, gente admirable, gente maravillosa…
Si es cierto, que lo es, aquel viejo pensamiento que cifra la riqueza individual o colectiva en la carencia de necesidades, Estados Unidos es, obviamente, el país más pobre del mundo.
Y es que son muchas y notables las carencias de la sociedad estadounidense. Y me sumo a quienes vienen insistiendo en la necesidad de presidentes, obviamente, distintos a los ejemplares en uso. No siendo los Estados Unidos un régimen dictatorial no hay razón para que, a lo largo de su historia, todos sus presidentes hayan sido clones, matices de color al margen, de un mismo y omnipresente poder. Inexplicable en una democracia esa permanente recurrencia al mismo impresentable, así vaya por la vida de patán, toque el saxo o vista de negro.
También estoy de acuerdo con la necesidad de encontrar votantes que tiene esa democracia, ciudadanos y ciudadanas que todavía confíen en la razón de su voto y en el ejercicio de su derecho, antes de que se reduzca aún más su porcentaje, inferior, desde hace muchos años, al 50 por ciento.
Y oportuno sería que mejor que votantes tuviera electores, ciudadanos que, además de votar, pudieran elegir. Y hasta un sistema electoral algo más democrático que, por ejemplo, hiciera válido el principio: “una persona, un voto”, para no referirme a la necesidad de corregir los fraudes electorales y no seguir honrando delincuentes por más familia que sean, gobiernen en la Florida o vivan en Ohio.
Comparto otras opiniones que denuncian la falta de equidad en la justicia, la falta de nuevos y mejores diques para Nueva Orleáns, o la carencia de programas de asistencia a los 40 millones de pobres que Estados Unidos tiene en su territorio, bastantes menos de los pobres que tiene, porque también son suyos, distribuidos por todo el mundo, fruto de sus imperiales políticas económicas; o los 46 millones de estadounidenses que, actualmente, no tienen seguro médico.
Al margen de estas necesidades, dicen sus estadísticas que Estados Unidos necesita más consumidores, más vehículos, más drogas, más armas, más televisores, más patatas fritas, más medallas, más píldoras contra el insomnio, más petróleo, más agua, más muros, más estadísticas, más gente inteligente…
No hay país en el mundo que trague y vomite con tanta facilidad y frecuencia.
Necesita guionistas, por ejemplo. No obstante el desarrollo de su industria cinematográfica, las últimas grandes superproducciones salidas de sus dos principales estudios, Hollywood y la Casa Blanca, con la excepción de “Obama y el cambio”, han carecido de libretos sólidos, coherentes, originales.
Años atrás, gracias a sus habilidades para contar la historia, la propia y la ajena, John Wayne derrotó a las hordas de indios en taparrabos que amenazaban interrumpir el progreso de aquella floreciente nación… y todos lo dimos por bueno. Nada amilanó al Séptimo de Caballería que, si en ocasiones perdió la cabellera, nunca extravió los principios, exterminando a los salvajes y remitiendo a sus jefes al circo y a los manicomios… y todos aceptamos la versión. Charlon Heston, en apenas 55 días que se pasó en Pekín, además de enamorar sin pretenderlo, a la bella Natacha, una condesa rusa a la que diera vida y muerte Ava Gadner, todavía tuvo tiempo de organizar las defensas de todas las potencias coloniales europeas sitiadas en la capital china, protagonizar alguna que otra arriesgada misión, por supuesto, vital; derrotar todos los ataques de los maquiavélicos orientales, y asistir a una bullanguera recepción donde bailar mejor que nadie… y todos creímos la historia. Incontables han sido las películas sobre la primera y la segunda Guerra Mundial a las que hemos asistido, siempre dotadas de sus correspondientes "macacos amarillos", "osos alemanes" y "galanes americanos", galanes parecidos a nosotros mismos, contándonos sus entrañables vidas, tan semejantes a las nuestras, mientras la banda sonora atacaba los últimos compases de la romántica comedia.
Antes de que, felizmente, los extraterrestres se hagan por fin presentes en nuestro planeta, ya centenares de héroes estadounidenses, a veces en pijama, disfrazados de insectos o el mismo presidente, nos han salvado de la furia alienígena tantas veces como hemos sido atacados, evitando que nos convirtiéramos en androides los que todavía no lo somos e impidiendo que los extraterrestres aprovecharan sus infernales artilugios de destrucción para secar nuestros ríos, por ejemplo, derribar nuestros bosques, tal vez, verter petróleo en el mar o abrir un agujero en la capa de ozono, cambiar el clima… y también nos lo creímos.
Nos creímos el atentado en 1898 contra el acorazado estadounidense Maine, en el puerto de La Habana, para que Estados Unidos entrara en guerra contra España; nos creímos el atentado en 1965 contra el destructor estadounidense USS Madox, en el Golfo de Tonkin, para que Estados Unidos entrara en guerra contra Vietnam del Norte.
Nos creímos que la muerte de Omar Torrijos en Panamá al estallar su avión en pleno vuelo fue un accidente. Nos creímos que la muerte de Jaime Roldós, presidente ecuatoriano, al estallar su avión en pleno vuelo, también fue un accidente Nos creímos la existencia de armas de destrucción masiva en manos de países que, supuestamente, no deben tenerlas… Nos lo hemos creído todo y nos lo hemos creído siempre…
Por ello es que ya no se puede seguir abusando de la credibilidad del mundo y es necesario que se cambie el guión, que se busquen otros argumentos para próximas películas, que se contraten nuevos guionistas capaces de superar la trama del eje del bien y el eje del mal, del blanco o negro, del estás conmigo o estás contra mi.
El propio Bush apuntó la posibilidad del cambio cuando, respondiendo a una interpelación en la Cámara de Representantes sobre sus turbios negocios en relación a empresas quebradas de las que fuera presidente, como la Harken Energy Corp. de Texas, o su semejante la Aloha Petroleum, o sus conexiones con Enron, contestó: “En las empresas, algunas veces, las cosas no son exactamente en blanco y negro cuando se trata de asuntos contables”.
Supermán, Batman, la soldado Lynch, Spiderman, todos los grandes héroes del cine estadounidense, no tendrían sentido sin la presencia y la amenaza de los representantes del mal, de "Lex Lutor", de Noriega, de "El Guasón", de Ben Laden, de Sadam, de "El Pingüino" de Al Zarkawui o "El Hombre Verde".
Pero este simple y tonto esquema, de fuerzas del bien contra bandas del mal y que Hollywood aplica en su industria cinematográfica como propuso Bush en su empresa política, con el paso del tiempo y el constante reciclaje de la misma y cansina historia, ya está agotado.
Una de las últimas películas en salir al mercado, una coproducción entre Estados Unidos e Inglaterra estrenada el 10 de agosto del 2006 en los medios de comunicación de todo el mundo, insistía en el mismo tedioso argumento. A pesar de la costosa inversión, el film “Ataque terrorista total” no aportaba nada nuevo, nada que mereciera la pena ser destacado. Después del fracaso de público que supuso su anterior producción, “Al Qaeda en Miami Beach”, insistían de nuevo en la misma fórmula a partir de un argumento pueril: Scotland Yard sigue la pista de varias células terroristas árabes que se disponen a hacer volar por los aires diez aviones ingleses en ruta a Estados Unidos, todos repletos de pasajeros, en los que los terroristas van a colocar explosivos líquidos de terrible potencia, capaces de desintegrar las naves. El día de la operación, los agentes británicos entran en acción, detienen a los terroristas y frustran su atentado brutal, terminando la película.
Pésimo guión y muy discretos los efectos especiales, muy inferiores, por ejemplo, a los efectos especiales que en los mismos días del estreno, protagonizaba por la televisión el ejército israelí destruyendo Líbano y Palestina.
Ni siquiera las actuaciones, poco convincentes, paliaron la flojedad de la trama y los errores de guión en el diseño de los personajes. Blair, por ejemplo, en su papel de primer ministro británico, parecía la persona más indicada para haber dado a conocer la noticia de la detención de los terroristas, además de que ello le hubiera ayudado a ganar algunas adhesiones antes de unas elecciones que estaban a la vista. No lo hizo porque estaba de vacaciones, según se dice en la película, limitándose a informar por teléfono a Bush que, coincidencialmente, también estaba de vacaciones, al igual que cuando el desastre de Nueva Orleáns, sin que ninguno de los dos interrumpiera su asueto, como hubiera exigido un guión mejor construido. Los actores que hacían de periodistas informando al mundo del diabólico plan puesto en escena, tampoco aportaban en sus secundarios papeles mayor fuerza al relato, con actuaciones previsibles y reiterativas, poco creativas. Asombra, por ejemplo, la variada y rica gestualidad que esos mismos actores demostraban en películas como “Comienza la transición en Cuba”, todavía en los medios, exhibiendo un rico surtido de muecas, sarcasmos y finas ironías, en comparación al cretinismo que demostraban en “Ataque terrorista total”. Tampoco se exhibían los explosivos líquidos, ni se explicaba su modo de empleo, ni se presentaban las pruebas que se decía tener. Al principio de la película, el actor que hacía de Jefe de la Policía señalaba que ante la inminencia del atentado de consecuencias incalculables, tras meses de investigaciones, se había decidido abortar el plan e insistía en que estaban detenidos los principales responsables. Al final de la película, John Reid, en su papel de ministro, aseguraba que se encontraban en la primera fase de una investigación que podría durar meses. Sea como fuere, a la película también le faltaba un final que el argumento parecía pedir para que no se diluyera tanto la amenaza criminal. Y me refiero a la presencia del actor Ben Laden, en un grabado mensaje desde algún remoto país, haciéndose responsable de la criminal conjura y amenazando con nuevos ataques terroristas. Cierto que desde su corta reaparición en la película “Bush cuatro años más”, no ha vuelto a recibir ofertas para volver al mundo del cine y algunos dan ya su carrera por terminada, pero su concurso al final de este film hubiera podido dar pie a giros más originales y a un final más convincente.
El cine estadounidense debe introducir innovaciones que cautiven a esa otra audiencia que todavía conserva neuronas y practica el pensamiento, incluso, libre. Y el cine comienza por un buen guión. Estados Unidos necesita nuevos y mejores guionistas o pagar mejor a los que tiene.
Tal vez por ello es que la publicidad ha acudido en socorro de la industria cinematográfica y entre ambas han urdido el mejor spot o comercial de la historia: “Obama y el cambio”, que contó, obviamente, con un extraordinario modelo, fruto de un “casting” inmejorable. Un anuncio que se renueva todos los días aunque siga ofreciendo el mismo producto y con las mismas características.
El actual presidente estadounidense, obviamente, “is diferent”. Y no aludo, solamente, a su color.
En apenas diez meses de gobierno ya Obama ha puesto en evidencia su personal estilo, su peculiar talante, su diferente modo de conducir los destinos de los Estados Unidos, lejos de las actitudes mostradas por sus predecesores, sentando cátedra en asignaturas como la ética, la cívica, la jurisprudencia, hasta ahora negadas a los gobiernos de ese país.
Afirmaba recientemente su vicepresidente, que “Israel tiene derecho soberano para decidir cómo encarar las ambiciones nucleares de Irán, esté o no de acuerdo Estados Unidos”. E insistía en entrevista para la televisión: “Israel puede decidir por sí mismo cómo encarar la amenaza de un Irán con armas nucleares… porque no podemos dictar a otra nación soberana lo que puede o no hacer cuando toma una determinación, si toma una determinación de que está existencialmente amenazado”.
Hasta en tres ocasiones llegó a hacer uso su vicepresidente de un concepto que, hasta la fecha, había sido borrado del manual y del vocabulario estadounidense en materia de política exterior. “Israel tiene derecho soberano…no podemos dictar a otra nación soberana…nosotros respetamos la soberanía…”
En lo que se quita y se pone un presidente, Estados Unidos ha pasado de ser el país que, con sobrada diferencia, más soberanías invade, a convertirse en el más escrupuloso defensor de las soberanías ajenas.
De aquel “no podemos permitir que un país se vuelva comunista por la estupidez de su pueblo”, manera en la que el ex canciller Kissinger se refería al respeto que los Estados Unidos tenían a principios de los setenta por la soberanía chilena, por ejemplo, hemos concluido, casi cuarenta años más tarde, en que no pueden inmiscuirse en las decisiones que puedan tomar otros países, por el plausible respeto a sus soberanías.
Es cierto que, en el pasado, Estados Unidos ha carecido, a veces, de la imprescindible sutileza a la hora de mostrar su respeto por las soberanías de otros y que, en ocasiones, sus gobiernos se han visto obligados a contradecir su larvado principio de la no injerencia, invadiendo soberanías extrañas pero, eso sí, sólo en defensa propia y en bien de su soberanía. De hecho, para mejor y soberanamente defenderse, siempre se han defendido a domicilio.
Para poderse proteger de sus primeras amenazas Estados Unidos se anexionó Texas en 1846 y, siempre para defenderse, invadió Chile en 1891 y Hawai dos años más tarde. Para defenderse intervino en Nicaragua en 1894 y al mismo tiempo, buscando defenderse, intervino también en China y en Corea. En 1895 fue a defenderse a Panamá, en 1896 se defendió en Nicaragua. En 1898 volvió a defenderse a China, aprovechando la oportunidad para ir a la guerra preventiva en Filipinas e intervenir en Cuba y Puerto Rico, en sucesivas y múltiples defensas. Siempre para defenderse, Estados Unidos intervino en Guam en 1898, de nuevo en Nicaragua en el mismo año y en Samoa un año más tarde. En 1901 acudió a defenderse a Panamá. En 1903 se defendió en Honduras y en 1904 otra vez en Corea, para seguir defendiéndose en Honduras en 1907 y en Nicaragua en 1910. El año 1911 vio a los Estados Unidos defendiéndose nuevamente en China y en 1914 la legítima defensa fue ejercida en México y Haití. En 1916, República Dominicana fue la sede de la defensa y en 1919 Honduras y Yugoslavia. Turquía fue también blanco de la defensa de los Estados Unidos en 1922, compartiendo honores con China, dos años antes de que Honduras volviera a ser motivo de defensa que, se reeditó otra vez en El Salvador en 1932. En 1948, Estados Unidos acudió a defenderse a Filipinas, en 1950 a Puerto Rico, en 1951 a Corea y en 1953 a Irán. Guatemala fue escenario de una nueva defensa estadounidense en 1954 antes de que, frente a tantas amenazas, Estados Unidos trasladara su beligerante defensa al Líbano en 1958. En 1961 se defendió en Cuba, cuando ya empezaba a defenderse en Vietnam y cuatro años más tarde plantó su defensa en Indonesia. En 1965, fue República Dominicana la seleccionada para que Estados Unidos pudiera defenderse, honor que, en 1965 correspondió a Guatemala y en 1969 a Camboya. En 1970 se defendió en Omán, en 1971 pasó a defenderse a Laos y en 1976 se defendió en Angola. Desde 1980 y durante diez años, Estados Unidos se defendió de la amenaza sandinista de Nicaragua desde sus bases de Honduras y Costa Rica. En 1982 se defendió otra vez en Líbano, en 1983 invadió Grenada para defenderse y, para mejor defenderse de la amenaza sandinista, minó las dos costas nicaragüenses en 1984. En 1989, siempre dispuesta a defenderse, invadió Panamá. En 1991, Estados Unidos ejerció su defensa en Irak; en 1994, insistió en defenderse en Haití, en 1996 siguió defendiéndose en Zaire y en 1998 renovó su defensa en Sudán, un año antes de trasladar su defensa a Yugoslavia. El cambio de siglo sorprendió a los Estados Unidos defendiéndose en Afganistán y, acto seguido, invadieron Irak, nuevamente, presurosos y preventivos, siempre en legítima defensa y para mayor gloria de la soberanía del mundo.
Pero los tiempos cambian y “nosotros podemos” repetía fascinada, frente a los televisores, la audiencia del cambio prometido.
Y llegó Obama y ahí están los resultados: “Israel tiene derecho soberano…no podemos dictar a otra nación soberana…nosotros respetamos la soberanía…”
Honduras ha sido la última en saberlo y celebrarlo.
Claro que, ni una golondrina hace verano ni tan excepcional acierto publicitario ha podido sobrevivir al éxito de su emisión.
Decía Perich, un extraordinario filósofo catalán al que algunos tenían por humorista, que “la prueba de que en Estados Unidos cualquiera puede ser presidente, la tenemos en su presidente”.
La última vez, sin embargo, en la que el pueblo estadounidense acudió a las urnas, no sólo votó por cualquiera sino que, incluso, eligió al candidato más elegante, en su porte y sus maneras, negro y demócrata para más señas, sorprendentemente culto, aunque nunca hubiese leído a Galeano, y con un programa de gobierno que prometía poner fin a la barbarie que le había precedido. Un candidato que, entre otras virtudes, había despertado en muchísimos sectores de la sociedad estadounidense el entusiasmo y la confianza perdida en la vida política.
Si comparásemos a Obama con cualquiera de sus antecesores, no habría nada que deliberar. No sólo era el mejor de los posibles, su talante, su pulcritud, sus gestos, su tono, su palabra, generaban simpatías, también, fuera de los Estados Unidos. Podríamos igualmente contrastar la imagen de Obama con cualquiera de los líderes europeos que, tampoco en ese caso habría debate.
El problema de Obama, aunque reconozco que me cautiva su personalidad cada vez que lo veo en la televisión, sea saludando adhesiones o matando moscas, es que sus hechos contradicen sus palabras.
Cierto es que algunos de los proyectos sociales que el presidente estadounidense está tratando de implementar en su país hasta parecen progresistas y que para todos ha dispuesto de muy buenas palabras, pero frente a la histórica oportunidad que la crisis económica ponía en sus manos para haber llamado, siquiera, la atención sobre la necesidad de reinventar la vida, de un imprescindible cambio de rumbo, prefirió acudir en rescate de la banca y de la industria del automóvil y de cualquier fuga de aire que importune el orden y el mercado.
Cierto es que prometió cerrar el campo de exterminio de Guantánamo, pero ahí siguen, todavía penando sus culpas a la espera de una justa reparación, los cientos de presos secuestrados a los que ahora se propone repartir por el resto del mundo.
Cierto es que condenó la tortura en los términos más concluyentes, pero concluyente fue, también, cuando desistió de llevar a la justicia a los responsables de la execrable tortura que tanto le había conmovido.
Cierto que habla constantemente de diálogo y de paz, pero no ha dejado de hacer la guerra; que habla de la necesidad de respetar las soberanías ajenas, pero no aclara cuales son las propias; que habla de la urgencia de reconducir sus relaciones con Cuba, pero no levanta el embargo y sigue manteniendo presos a los cinco patriotas cubanos; que habla de respetar la constitucionalidad de cada país, pero su gobierno y sus administrados persisten en alentar golpes de Estado o destituciones y renuncias forzadas.
Cierto que habla de nuevos tiempos, pero al frente de la administración estadounidense siguen estando viejos conocidos de todos y no, precisamente, para bien.
Obama lleva muchos meses hablando y aún no encuentra el día para hacer.
Obama, al fin y al cabo, sólo es el presidente de los Estados Unidos, el funcionario que mantienen al frente de la Casa Blanca los que nunca pasan por las urnas pero siempre detentan el poder. Obama sólo es el relacionador público, con rango y sueldo de presidente, de la empresa que tiene asiento detrás del trono. Obama sólo es eso, el hombre del anuncio.
Pero las carencias de los Estados Unidos no terminan en esa insatisfecha necesidad de cambios, de nuevos presidentes, de renovadas defensas, de guionistas y nuevas producciones y anuncios publicitarios. También, precisa más cárceles clandestinas, más sodas, más teléfonos, más sectas, más rascacielos, más estrellas, más analgésicos, más récords, más ordenadores, más moscas, más gente inteligente.
Hasta mapas necesita Estados Unidos. La embajada china en Belgrado, por ejemplo, bombardeada por la OTAN durante la guerra humanitaria en los Balcanes, fue reducida a escombros porque los pilotos no tenían mapas actualizados. Un año antes, un teleférico se desprendía en los Alpes italianos con una veintena de alpinistas, al ser cortados los cables por un avión militar estadounidense que acostumbraba a hacer acrobacias aéreas alrededor del cable de un teleférico. Según confesó el piloto para consuelo de los muertos, el teleférico no estaba en su mapa. Meses más tarde fue bombardeado un puesto de control en Vieques, Puerto Rico, por otro piloto estadounidense durante unos ejercicios militares, muriendo un isleño. El piloto del bombardero reconoció no disponer de un mapa en el que se identificara el puesto destruido ni el boricua. Y casi al mismo tiempo, en el Mar de Japón, un submarino nuclear estadounidense emergía, de improviso, y se llevaba por delante a un barquito escuela japonés, con su tripulación y una docena de estudiantes. El barquito tampoco aparecía en el mapa.
El problema de la falta de mapas podría subsanarse si el mundo, cuanto antes, en pública colecta, recogiera y donara a Estados Unidos los mapas necesarios, o nos decidiéramos los ciudadanos a instalarnos luces intermitentes en la cabeza que advirtieran nuestra ubicación a cualquiera de sus aviones y satélites pero, a pesar de ello, tendríamos entonces que enfrentar las lagunas académicas, tan públicas como notorias, que afectan a millones de bachilleres y universitarios estadounidenses, no siempre conformes con que Argentina no haga frontera con Italia o Madrid no sea puerto de mar.
Para la mayoría de los estadounidenses, hayan pasado o no por las aulas, el mundo se circunscribe a ellos. De Río Grande para abajo no hay nada, sólo indígenas subdesarrollados sin otro afán en la vida que eludir sus controles y fronteras para poder disfrutar del genuino sabor americano, de su “american life of way”. Por eso es que Montevideo es una provincia española, y los vascos, también llamados checoeslovascos, una tribu del norte de Africa.
Aunque se subsanase la carencia de mapas, ese vacío académico podría resultar catastrófico. Y estamos pues ante otra de las necesidades que tiene planteada la sociedad estadounidense: educación y educadores.
La escuela estadounidense ha alcanzado fama universal, además de por las matanzas protagonizadas por sus escolares, por el empeño mostrado por sus profesores en que sus alumnos lean. Tan saludable interés, sin embargo, no parece haber sido abordado de la mejor manera y los lectores habituales de prensa hemos conocido las variadas apuestas que decenas de profesores han cruzado y han perdido con sus alumnos en el logro de tan loable fin. El último caso que recuerdo fue el de la directora de una escuela de California que tuvo que sumergirse en una piscina llena de gelatina. La noticia venía acompañada de una fotografía de la maestra, Luciene Wong, flotando en la piscina ante la carcajada general de sus alumnos que sí leyeron el millón y medio de páginas apostadas. Poco antes, el director de otro centro escolar permaneció 24 horas colgado del techo de su escuela por perder una apuesta semejante y, en otro centro, un profesor de literatura se empapeló de los pies a la cabeza (con excepción de ojos, nariz y boca) por haber sido capaces sus alumnos de leerse algunos miles de kilos de libros.
Pareciera más sensato, en el peor de los casos, leer un único libro al año, pero leerlo bien, disfrutándolo, saboreándolo, volviéndolo a leer, que batir el récord de la escuela en millones de páginas consumidas o kilos de libros digeridos, pero algo que caracteriza a la sociedad estadounidense es la velocidad y el espectáculo, y ni siquiera la literatura puede salvarse de los Guinnes.
Estados Unidos, en su interminable lista de necesidades, precisa más pavos, más torturadores, más aplausos, más hormonas, más dólares, más gimnasios, más Oscars, más gente inteligente.
Incluso, necesita más cartón.
No hace mucho tiempo leía que en un barrio de Chicago un pobre había apuñalado a otro en disputa por unos cartones con los que arroparse para dormir. No entendía cómo podían enfrentarse por unas cajas de cartón… a no ser que también escasearan las cajas de cartón. Casi al mismo tiempo se supo que la NASA había perdido ¡700! cajas de cartón con las cintas originales del alunizaje. Y no es este el único despilfarro de cajas. Durante la administración Clinton, sólo el fiscal Starr acaparó medio centenar de cajas conteniendo las pruebas de la “impropia relación” del presidente con la becaria, incluyendo una caja con el vestido en el que aparecía la mancha de semen. Y es en cajas de cartón que se archivan buena parte de los secretos clasificados, informes confidenciales y demás documentos que, para bien de sus ciudadanos, su gobierno les oculta y calla. Todo lo cual explica que no haya cajas, simples cajas de cartón.
Hacer un inventario de las carencias de la sociedad estadounidense nos llevaría, probablemente, más horas de las que uno dispone y, en cualquier caso, hacérselo saber es posible que tampoco ayude a resolver el problema, pero Estados Unidos necesita más medidas proteccionistas, más luces de neón, más sanwichs, más coca-colas y, muy especialmente, más psiquiatras, además de gente inteligente.
Estados Unidos necesita psiquiatras que ayuden a sus ciudadanos a superar psicopatías y paranoias diversas. La paranoia, por ejemplo, creada en la sociedad estadounidense, cuyas conversaciones telefónicas son grabadas, sus mensajes electrónicos registrados, sus correos revisados, sus vidas controladas y que, en defensa propia, se vigila y se delata a sí misma, para evitar que alguien llegue de afuera a escucharles sus conversaciones, registrar sus correos o imponerles la censura.
La guerra como prevención de la guerra es, sin duda, el más avanzado soporte conceptual de la obsesión por defenderse. Y se aplica tanto a nivel nacional como internacional.
La autorización en el Estado de La Florida para que cualquier ciudadano armado que se sienta amenazado pueda abrir fuego, en plena calle, contra el motivo de su alarma, si no es una medida demencial, se le parece mucho, se le parece tanto como se parecen los dos hermanos Bush, el ex presidente y el gobernador, el del wisky con hielo y el del wisky con soda, George y Jeb, los dos engendros de estas y otras medidas semejantes.
George Bush y su gobierno decidieron y aprobaron que el ejército de Estados Unidos tenía derecho a disparar sobre cualquier nación que amenazara su seguridad, su paz y su progreso. Jeb Bush y su gobernación ha decidido y aprobado que la ciudadanía de La Florida tiene derecho a disparar sobre cualquier individuo que amenace su seguridad, su paz y su progreso.
De igual forma que la sospecha de armas de destrucción masiva en manos de un país árabe puede servir de excusa para desencadenar una guerra "preventiva" de los marines que destruya esa amenaza, la sospecha de una pistola en manos de un negro puede servir de pretexto para desencadenar una balacera "preventiva" de los ciudadanos de bien que elimine ese peligro. Y poco va a importar después que el país árabe no tuviera armas o que el ciudadano negro fuera a sacar su billetera del bolsillo (ejemplo tomado de la vida real). Jeb Bush aplica a nivel local, la misma criminal política de defensa que su hermano implementó a nivel internacional.
Si los profesionales marines en Iraq no son capaces de distinguir a un periodista español asomado al balcón de un hotel, de un combatiente iraquí debajo de un árbol; si no son capaces de distinguir a una periodista italiana en un automóvil de un combatiente suicida a bordo de un tanque, ¿cómo vamos a exigirle un mayor discernimiento a un ciudadano común de La Florida cuando confunda a su vecino con un atracador, o a una venerable anciana que pasea su perro pequinés por un parque, con un fanático fedayín que arrastra su cohete chino por la acera? Es tan grave esa obsesión por defenderse que, en ocasiones, puede conducir a otra enfermedad no menos insólita y peligrosa para el resto de los humanos, su fobia contra cierta clase de extranjeros en el entendido de que amenazas y atentados sólo pueden llegarles del espacio o del llamado tercer mundo que, casi viene a ser lo mismo. Lo piensa la sociedad con más etnias, que compra más de la mitad de los 8 millones de armas que se fabrican anualmente en el mundo y en la que, según sus propios datos, hay 90 armas por cada cien ciudadanos. No descarto que la carencia que tiene esa sociedad en sus aduanas de formularios realmente eficaces para poder distinguir turistas de terroristas, sea una de las causas que mejor explica su insania mental.
Los famosos formularios verdes que aplicar a los extranjeros que llegan a los Estados Unidos con preguntas tan sutiles como: “¿Es usted terrorista? ¿Trae armas o explosivos en su equipaje? ¿Tiene previsto atentar contra nuestro presidente?”, no parece que hayan dado buenos resultados.
Curiosamente, la historia de Estados Unidos, que cuenta con el récord de más presidentes asesinados, nunca ha registrado un magnicidio cometido por un latino, musulmán o ciudadano “tercermundista”. Ni siquiera sus presidentes han sido asesinados por organizaciones criminales como Kaos, Fu-Man-Chú o Al Qaeda, verdadero prodigio como multinacional del terror con sucursales en todo el mundo, que pasó de la nada al infinito en apenas unos meses de gestión en los medios de comunicación. Los presidentes estadounidenses siempre han sido asesinados por “hombres perturbados que actuaban solos y al servicio de nadie”.
Abrahan Lincoln, presidente de los Estados Unidos, fue asesinado en 1865 por John Wilkes, un "hombre perturbado, que actuaba solo, al servicio de nadie".
James Garfield, presidente de los Estados Unidos, fue asesinado en 1881 por Charles Guiteau, un "hombre perturbado, que actuaba solo, al servicio de nadie".
William McKinley, presidente de los Estados Unidos, fue asesinado en 1901 por León Czolgosz, un "hombre perturbado, que actuaba solo, al servicio de nadie".
John F.Kennedy, presidente de los Estados Unidos, fue asesinado en 1963 por Harvey Oswald, un "hombre perturbado que actuaba solo, al servicio de nadie".
Otros presidentes, como Andrew Jackson en 1835; Franklin Delano Roosevelt, en 1933; Harry Truman, en 1950; Gerald Ford, en 1975; y Ronald Reagan en 1981, sobrevivieron a atentados contra sus vidas, siempre a manos de "hombres perturbados, que actuaban solos, al servicio de nadie".
Políticos como Robert Kennedy, líderes como Martin L. King, artistas como John Lennon, fueron asesinados por "hombres perturbados, que actuaban solos, al servicio de nadie".
Estados Unidos dispone del mayor arsenal en la historia de la humanidad, de "asesinos perturbados, que actúan solos y al servicio de nadie". El caso más llamativo, sin duda, el de John Kennedy, caso en el que todavía se insiste que fue asesinado por un único "perturbado", autor de tres disparos en un tiempo imposible que, en insólita trayectoria, mataron a un presidente e hirieron a tres personas. Ningún expediente de un país "tercermundista", ni proponiéndoselo, podría dar cabida a tal cúmulo de irracionales disparates, pruebas desaparecidas, testigos muertos, testimonios silenciados, informes perdidos y demás turbias manipulaciones, como el que todavía pasa por informe oficial en relación al golpe de Estado que esconde el magnicidio de Kennedy. Hasta el año 2029 no se desclasificarán todos los documentos secretos en poder de las autoridades de los Estados Unidos y que no se permite sean conocidos por el pueblo norteamericano, supuestamente, el mejor informado y con más derechos del mundo. Habrán pasado 66 años (curiosa cifra) cuando, si así lo considera el gobierno de Estados Unidos y su afamada justicia, se conozca quien o quienes estaban detrás del "perturbado, que actuaba solo, al servicio de nadie".
El militar estadounidense, Thimoty McVeigh, de anglosajón nombre y apellido, blanco para más señas y condecorado tras la primera guerra de Iraq, el mismo que voló por los aires el edificio federal de Oklahoma provocando centenares de muertos, era también un "hombre perturbado, que actuaba solo, al servicio de nadie".
Eric Robert Rudolph, veterano del Ejército de Estados Unidos, autor de la bomba en Atlanta en 1966 que provocara un muerto y más de un centenar de heridos, responsable también de otro atentado con bomba en 1998 contra una clínica que realizaba abortos en Alabama y en el que un policía resultó muerto, y autor de otros atentados con bomba contra clubs frecuentados por homosexuales y oficinas públicas, también era “un hombre perturbado que actuaba solo y al servicio de nadie”.
Ninguno de ellos fue detectado gracias a los formularios verdes porque sólo se aplican a ciudadanos extranjeros y, curiosamente, todos los citados asesinos que actuaban solos y al servicio de nadie eran ciudadanos estadounidenses y vivían en Estados Unidos. Tampoco los citados formularios detectaron en el pasado a los nazis alemanes que encontraron en Estados Unidos refugio, cargos y proyectos como el del Apolo y la NASA. Ningún formulario verde sorprendió nunca a un terrorista anticubano, entrando o saliendo de Miami.
Sólo el senador Edward Kennedy fue, hace pocos años, detenido en un aeropuerto estadounidense por sospecha de terrorismo, el tiempo que duró el error, además del revuelo que levantó en su día la inspección y registro del pasaporte del entonces candidato Obama, cuyo nombre y apellidos despertaron sospechas y que costó el empleo a tres funcionarios acusados de “curiosidad imprudente”.
Hace algún tiempo, el periódico Rebelión publicó un valioso artículo de Robert Jensen, profesor de periodismo de la universidad de Texas, sobre el escaso juicio de la sociedad estadounidense, sus trastornos narcisistas y las secuelas que semejantes anomalías provocan.
Y en apoyo a su bien documentada tesis, el autor recogía algunos puntuales ejemplos en las personas del propio presidente y otros altos funcionarios del gobierno, tanto en relación a sus palabras como a sus actos, y con el agravante de que siguen diciendo y haciendo los mismos trágicos dislates.
Cuando lo leí, recordé un estudio efectuado por la Conferencia de la Casa Blanca sobre Salud Mental publicado en 1999 y que recogía alrededor de 3 mil investigaciones, cuya conclusión no dejaba lugar a duda alguna: uno de cada cinco estadounidenses padecía trastornos mentales. Junto a ese dato, otro más llamó mi atención: las enfermedades mentales eran la segunda causa de muerte en Estados Unidos.
El estudio, al que por su origen parecía obligado conferirle cierto rigor, no aclaraba cuál era el índice de mortalidad que provocaban esos trastornos mentales fuera de los Estados Unidos, aunque la “locura” estadounidense, sospecho, debe ser, no la segunda, sino la principal causa de muerte, directa o indirectamente, en América Latina, Asia y Africa.
En cualquier caso, alarma saber que, según esos análisis efectuados por la propia Casa Blanca, a los que habría que sumar el certero diagnóstico psiquiátrico de Robert Jensen, veinte de los cien senadores que, aproximadamente, tiene Estados Unidos padecen problemas mentales; y que 100 congresistas de los alrededor de 500 con que cuenta aquel parlamento están mal de la cabeza. Enfermos mentales a los que habría que sumar su 20 por ciento de militares orates, jueces enajenados, alcaldes lunáticos, embajadores idos, funcionarios chalados y banqueros vesánicos, en mayor o menor grado, para no mencionar la clase artística y religiosa.
Dolencias mentales que casi siempre tienen su acomodo en el bolsillo y que, también explican el porqué de tantos niños pistoleros en las escuelas ametrallando maestros y compañeros; o el trastorno obsesivo-compulsivo que ha mantenido el bloqueo a Cuba durante tantos años; o los constantes errores y daños colaterales provocados por la esquizofrenia militar estadounidense y la demencial ambición de sus gerentes.
La preocupación de los gobiernos estadounidenses por la salud en general, y la mental en particular, suele ser inversamente proporcional a su interés por la “vida”, lo que da lugar a curiosas contradicciones como, por ejemplo, que a un condenado a muerte, antes de ejecutarlo, se le niegue su última voluntad ya que el penal prohíbe fumar para preservar la salud de los reclusos.
El propio Donald Rumsfeld reconoció en rueda de prensa su preocupación por la salud de los 500 secuestrados en Guantánamo hasta el punto de admitir que se les cubrían las orejas “para que no les molestara el ruido del despegue y aterrizaje de los aviones de la base”, que se les tapaban los ojos “para que no se deprimieran con lo que veían” y que se les encadenaban los pies “para evitar que fueran a tropezarse”.
Y es que desde pretéritos tiempos, la salud de los contribuyentes ha sido una de las primeras preocupaciones del gobierno estadounidense. Eso de que “los ciudadanos de los Estados Unidos merecen tanta protección como los de la antigua Roma”, antes y después de que el senador Shortdridge, en 1928, lo hiciera público, al margen de las imperiales alusiones pronunciadas en el senado del Imperio, dejaba para una segunda lectura los acápites relacionados con los ciudadanos patricios y los ciudadanos plebeyos, de los que los cementerios y las cárceles de los Estados Unidos son generosos y surtidos ejemplos. De hecho, rescatar patricios siempre fue un buen pretexto para invadir naciones y ha creado en el Caribe, desde entonces, cierto predispuesto temor a la visita de cualquier turista rescatable. De donde los marines no pudieron rescatar a los plebeyos fue de Nueva Orleáns…y hay quien dice que, precisamente, por plebeyos. El que no pudo pagarse la huída, o quedó entre los muertos o sigue desaparecido.
La preocupación por la salud mental ha tenido en los Estados Unidos otros destacados terapeutas como Al Capone cuando disertaba en las universidades, en olor de multitud, como patricio de Chicago: “América debe permanecer incólume e incorrupta. Debemos proteger a los obreros de la prensa roja y de la perfidia roja y cuidar de que sus mentes se mantengan sanas.”
Y por la mente sana de la infancia y su inocencia se preocupaba John Ashcroft, secretario de Justicia, cuando declaraba: “Hay que preservar la inocencia de América”, tras el descubrimiento en Texas, hace alrededor de 10 años, de una red dedicada a la pornografía infantil. “El recurso más preciado de nuestra nación son los niños”, insistía el ministro que, tal vez, aún no sabía, que los menores que aparecían en los vídeos mientras eran violados, eran niños rusos, indonesios y filipinos, y los únicos estadounidenses implicados eran los 250 mil suscriptores adultos que adquirían los vídeos y el matrimonio que había montado el negocio.
Numerosos han sido los casos entre los inquilinos de la Casa Blanca de demencia senil, así fuera responsable la genética o la cocaína, esa que George W. Bush reconoció haber usado “cuando era joven e irresponsable”, en una proverbial definición de lo que entendía por juventud. Lo de Ronald Reagan, posiblemente, era genético o, tal vez, la más viva expresión del típico humor estadounidense: “Hemos intervenido en Granada porque ese país es el principal productor de nuez moscada; porque está próximo a celebrarse en Estados Unidos el día de Acción de Gracias; porque ese día manda la tradición familiar comer pavo; porque el pavo se hornea con nuez moscada; y porque no podíamos permitir que la nuez moscada acabara en manos de los comunistas”.
Nunca se supo la verdad, si era cierto que el presidente tenía algo más que un ninfoma en la nariz o si era la sociedad estadounidense la que realmente padecía el cáncer.
Las siguientes intervenciones de Reagan confirmaron las dos posibilidades: “Conciudadanos, tengo el gusto de informarles que he firmado una ley que prohíbe a Rusia para siempre. El bombardeo empieza en cinco minutos.”
El anuncio hecho por radio a la nación en agosto de 1984 dejó al mundo sin habla, especialmente, a los rusos.
No por casualidad la sociedad estadounidense apunta tantos rasgos paranoicos, dentro y fuera de la Casa Blanca y el Pentágono. La historia de su vida es la historia de un amor truncado, de una infeliz traición, de un enemigo nuevo que constituye la última amenaza declarada a su seguridad y del que deben defenderse. Para encontrarlo sólo deben repasar su nómina de viejos amigos y socios.
Lo extraño es que una sociedad tan paranoica como la estadounidense, registre al mismo tiempo tantas muestras de patética ingenuidad.
Y eso nos lleva a otra de las urgencias más sobresalientes de los Estados Unidos: la necesidad de más viveza, de más criticidad.
Una sociedad que se creyó, por ejemplo, que su ex presidente George Bush, un reconocido alcohólico y cocainómano, estuvo a punto de morir atragantado con una galleta Prezzler por no llevarse del consejo de su mamá de masticar bien la galleta, según confesó él mismo a los medios de comunicación, cuando todavía mostraba su rostro visibles muestras del golpe que se dio al desplomarse contra el suelo, absolutamente ebrio, está en condiciones de creerse cualquier cosa.
Todavía recuerdo la compungida declaración del dueño de la agencia de pilotos de Miami que entrenara en el manejo de aviones a los terroristas que se estrellaron contra las Torres Gemelas, mientras lloraba y lamentaba no haber entrado en sospechas con sus clientes cuando estos le manifestaron no tener interés alguno en aprender a aterrizar.
Por más que los medios de comunicación ayuden a aumentar la credibilidad de los embustes, hace falta un candor a prueba de sentidos para dar crédito a tantas insólitas patrañas como las urdidas por todos sus gobiernos.
George W.Bush, por ejemplo, mintió para eludir el servicio militar en Vietnam, mintió para alcanzar la presidencia, mintió el 11 de septiembre, mintió en relación a la catástrofe que provocara su gestión en Nueva Orleáns, mintió cuando aseguró la existencia de armas de destrucción masiva en Iraq, mintió cuando afirmó tener pruebas de la vinculación de Sadam con Al Qaeda; mintió cuando aseguró tener constancia de que la bombardeada fábrica de fármacos de Sudán era un almacén de armas químicas, mintió cuando negó no estar utilizando fósforo blanco en Iraq y, una vez descubierto, volvió a mentir cuando confirmó que sólo se utilizaba contra los "enemigos"; mintió cuando negó la existencia de torturas a cargo de sus hombres en Iraq, Afganistán y Guantánamo; mintió cuando rechazó tener nada que ver con secuestros de personas, vuelos secretos y cárceles secretas; mintió cuando afirmó que el espionaje del correo de sus ciudadanos contaba con el visto bueno de su propio Congreso, mintió cuando comprometió el retiro de sus tropas de Iraq tras la primera pantomima electoral llevada a cabo en ese país... hasta el pavo con el que posó para la posteridad tras su primera visita a la Iraq invadida un Día de Acción de Gracias, resultó ser de plástico.
Desde el “léanme los labios” de George Bush I, al desmentido de la “relación impropia” de Bill Clinton ante todo el país, pasando por George Bush II, la edición de tantas presidenciales mentiras, dado su volumen, resultaría impublicable.
Obviamente, Estados Unidos, necesita psiquiatras que trabajen esa doble patología de la mentira y la credulidad extremas, patología que puede resultar demoledora en una sociedad tan narcisista .
Ese creerse centro del universo que les permite a sus soldados estar exentos de responder ante tribunales internacionales o justicias que no sean la propia; que hace que a su campeonato nacional de baloncesto lo llamen “Serie Mundial” y, en consecuencia, “campeones mundiales” a los ganadores; que celebran el “Juego de Estrellas”; que buscando nombres para sus equipos deportivos encontraron los Astros de Houston, el Cosmos de Nueva York, los Gigantes de San Francisco, los Supersónicos de Seattle o los Reyes de Sacramento; esa sociedad que siempre ha buscado en la apariencia el reflejo de su espejo; capaz de ejecutar a menores de edad y retrasados mentales y dar clases de ética y moral; que todo lo reduce al oro, incluyendo el tiempo; que derrocha la luz para evitar mirarse y se vanagloria de su infame despilfarro como expresión del desarrollo que no paga; que siendo el país más endeudado del mundo dicta las pautas económicas al resto, requiere la urgente solidaridad de las demás naciones que hagan llegar a los Estados Unidos todos los psiquiatras disponibles.
La locura explica su razón, como la mentira confiesa su verdad, y la verdad y la razón son, precisamente, dos de los conceptos más vapuleados por los gobiernos estadounidenses. Más de cien acuerdos firmados entre los presidentes estadounidenses con los jefes indios fueron vulnerados por los “casacas azules”, más de cien palabras empeñadas fueron rotas por los representantes de Estados Unidos, sin que ello fuera obstáculo moral alguno para que la “verdad”, como concepto, se haya convertido en el mejor recurso publicitario de sus presidentes. “Y la verdad os hará libres” repite la cita bíblica un enorme letrero colgado en la oficina principal del FBI. A muchos en Estados Unidos, además de libres, los ha hecho millonarios.
Al margen de que ningún pueblo tiene la exclusiva de sus defectos ni la franquicia de sus virtudes y de que, en cualquier acento, vamos a encontrar en parecida proporción genios e idiotas, tres rasgos sobresalen en la sociedad estadounidense que, nunca para bien, determinan sus políticas internas y sus relaciones con otros países: la ignorancia que padece esa sociedad en todos lo órdenes; una ingenuidad que no tolera el pensamiento propio y que huye de la criticidad más elemental; y una arrogancia que agrega a su natural culpa el peligro de la compañía cuando se manifiesta de la mano de la ingenuidad y la ignorancia.
Tal vez por ello, con los presidentes y altos funcionarios estadounidenses no hay que esperar a que sus actos desmientan sus palabras para poner al descubierto sus vergüenzas, que ya en el discurso se acusa la culpa. La combinación de esos tres rasgos, con frecuencia, anticipa la infamia, la anuncia, la celebra.
Y a las pruebas me remito. A lo largo de la historia, los presidentes y altos funcionarios estadounidenses han definido con inmejorable precisión todos esos grandes valores y conceptos en los que excusan sus desmanes. Sin otro disimulo que no sea su infinita hipocresía, han ido salpicando a través de los años esas cuantas virtudes que todavía creemos inobjetables, con la ignorancia de quien nada aprende, la ingenuidad de quien todo cree saberlo, y la arrogancia de quien, para su desgracia y la nuestra, casi siempre termina por hacer su voluntad.
Sobre el concepto “democracia”, secular excusa a la que los Estados Unidos ha recurrido para encubrir sus mercuriales propósitos, nadie se ha expresado con tanto rigor como el incombustible funcionario Henry Kissinger, refiriéndose al gobierno de Salvador Allende en Chile en 1973 en cita a la que hacía referencia anteriormente: “No veo porqué tendríamos que quedarnos de brazos cruzados contemplando como un país se hace comunista debido a la irresponsabilidad de su pueblo”. En todo caso, el antecedente de Peurifoy, embajador en Guatemala, que, con veinte años de anticipo, vino a dar la misma respuesta ante la victoria en las urnas de Jacobo Arbenz: “No podemos permitir que se establezca una república soviética desde Texas hasta el Canal de Panamá”.
Y tampoco han podido permitir que durante medio siglo, la comunidad internacional, opuesta al infame bloqueo a Cuba, con excepción de alguna isla de la Polinesia, hiciera efectiva su voluntad. La democracia tiene sus límites y las Naciones Unidas sus consejos de seguridad.
Algunos altos funcionarios han recurrido, incluso, a la poesía para mejor describir sus amenazas, en literarios gestos poco habituales en las memorias de la infamia. El embajador de los Estados Unidos en Brasil, Lincoln Gordon, disconforme con la reforma agraria que el presidente Joao Goulart pretendía sacar adelante en 1964, anticipó el golpe de Estado con este apunte meteorológico: “Nubes sombrías se ciernen sobre nuestros intereses económicos en Brasil…”. Apenas un año más tarde ya había escampado. En un gesto más lacónico pero no menos elocuente, por la misma época, el gobierno de los Estados Unidos regalaba, en señal de afecto, al electo presidente dominicano Juan Bosch… una ambulancia. No pasó un año sin que el donativo explicara su urgencia.
De preocupaciones parecidas ante las que nunca los Estados Unidos se cruzaron de brazos, tienen surtida memoria todos los pueblos del planeta. Algunos acumulan hasta varias experiencias, y hay quienes tampoco terminan de pagarlas. “Ese es el costo que tiene la libertad” había explicado Richard Nixon al intensificar los bombardeos sobre Vietnam. Antes, también lo había explicado Harry Truman, en un perfecto ejercicio de cinismo: “La libertad es el derecho de escoger a las personas que tendrán la obligación de limitárnosla”. Tal vez por ello, porque era su obligación, es que en la lápida de quien diera la orden de arrojar las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945 con el fin de “evitar víctimas entre la población civil", puede leerse: “Hizo lo que debía”.
Los estadounidenses también votan lo que deben. De hecho, nadie vota más que ellos, votan por el mejor beisbolista del año, por el mejor actor, por la mejor película, por la miss más atractiva, votan por la gobernación de California entre un actor mediocre, una vedette, un luchador de sumo, un enano de circo y un editor porno; votan por el pavo que el presidente indultará en el “thanksgiving day” y hasta es fama que los periodistas votaron porque el perro de Bill Clinton se llamara Buddy…pero nadie elige menos que los estadounidenses.
Cuando George Washington, a finales del siglo 18, afirmó: “El gobierno no es una razón, tampoco es elocuencia, es fuerza. Opera como el fuego; es un sirviente peligroso y un amo temible; en ningún momento se debe permitir que manos irresponsables lo controlen” tal vez no se estaba refiriendo a Chile, a Guatemala, a Brasil, a República Dominicana, a Cuba o a tantas otras patrias americanas, pero como bien apuntara James Monroe en 1823, con su célebre “América para los americanos”, otros detrás de él se ocuparían de definir ambos conceptos y prolongar más allá de América los límites de la ambición.
Una de las mejores definiciones del nuevo concepto lo resumió admirablemente Charles Wilson, quien fuera ministro de Defensa y ejecutivo de la General Motors, cuando en 1953 sentenció: “Lo que es bueno para la General Motors es bueno para América”. Obviamente, no se refería a la reciente quiebra que ha obligado a la administración estadounidense a nacionalizar la empresa pero, cincuenta años más tarde de aquella sentencia, el ex vicepresidente estadounidense Dick Cheney, diría lo mismo. A fin de cuentas, lo que es bueno para Halliburton es bueno para América…y para Dick Cheney.
En el logro de los nobles principios que mueven a los Estados Unidos, no podía faltar la idea de Dios, invocada desde 1789 y reiterada a través de los siglos en boca de todos los presidentes.
George Bush, impenitente lector del Eclesiastés, aludía al Supremo horas antes de la penúltima invasión a Iraq: “Sé que venceremos por el apoyo del pueblo estadounidense armado de la confianza de Dios. Que Dios bendiga a los EU de Norteamérica”.
Sin embargo, no obstante el amplísimo surtido de divinas referencias con que cuenta el inventario y los progresos que el ex presidente George W.Bush hizo con respecto a su padre, hasta el punto de hablar directamente con Dios y buscar su alianza en su agresión a Cuba, “un día, el buen Dios se llevará a Fidel”, pocos presidentes estadounidenses han llegado a mantener una relación con Dios más intensa, para no decir fundamentalista, que el presidente William McKinley, a principios del siglo pasado: “Yo caminaba por la Casa Blanca, noche tras noche, hasta medianoche; y no siento vergüenza al reconocer que más de una noche he caído de rodillas y he suplicado luz y guía al Dios Todopoderoso. Y una noche, tarde, recibí Su orientación, no sé cómo, pero la recibí: primero, que no debemos devolver las Filipinas a España, lo que sería cobarde y deshonroso; segundo, que no debemos entregarlas a Francia ni a Alemania, nuestros rivales comerciales en el oriente, lo que sería indigno y mal negocio; tercero, que no debemos dejárselas a los filipinos, que no están preparados para auto-gobernarse y pronto sufrirían peor desorden y anarquía que en tiempos de España; y cuarto, que no tenemos más alternativa que recoger a todos los filipinos y educarlos y elevarlos y civilizarlos y cristianizarlos, y por la gracia de Dios hacer todo lo que podamos por ellos, como prójimos por quienes Cristo también murió. Y entonces, volví a la cama y dormí profundamente”.
Además de ser el pueblo elegido de Dios (con permiso de Israel), también cuentan para su gloria con la encomienda del mundo en la garantía de la paz. La defensa del orden internacional y de la paz mundial la llevan a efecto por encima, incluso, de sus defendidos. “Como americanos sabemos que hay veces en que debemos dar un paso al frente y aceptar nuestra responsabilidad de dirigir al mundo, lejos del caos oscuro de los dictadores. Somos la única nación en este planeta capaz de aglutinar a las fuerzas de la paz”. Lo decía George Bush antes de invadir Iraq en los 90.
En relación al terrorismo” Delano Roosevelt sentó cátedra con su definición del problema, cuando periodistas le cuestionaban por los crímenes de Somoza en Nicaragua: “Sí, Somoza es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.
Esa es la razón por la que más de medio siglo después es puesto en libertad en Estados Unidos un terrorista como Posada Carriles, por citar un caso, mientras siguen condenados a cadena perpetua los cinco cubanos acusados de prevenir el terror.
Louis Caldera, secretario técnico de los Estados Unidos, tras verse obligado a cerrar hace diez años la Escuela de las Américas para abrir en su lugar el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación de Seguridad, eufemismo con el que se sigue conociendo la factoría de dictadores que Estados Unidos tiene para su “región” y que Robert McNamara, ex ministro de Defensa, recientemente fallecido, aplaudiera en el pasado por su papel como “forjadora de los líderes del futuro”, alegó en defensa del cuestionado historial de los graduandos de la escuela que, lamentablemente, entre tantos eméritos combatientes por la causa de la democracia en el mundo… “siempre se cuelan algunos granujas”, o lo que es lo mismo, si me atengo a los sinónimos que ofrece el diccionario, que Pinochet fue un pilluelo y el mayor salvadoreño D´Abuisson un pícaro.
Otros ni siquiera se molestaron en buscar adjetivos más discretos. A los mercenarios asesinos que sembraron el terror en la década de los ochenta en el norte y sur de Nicaragua, Ronald Reagan los definía como “paladines de la libertad”.
Y algunos años antes, el secretario de Estado Cordell Hull, interpretando el sentir de su gobierno, se atrevió a decir del dictador dominicano Trujillo que “es uno de los más grandes hombres de América Central y de la mayor parte de Sudamérica”. Es obvio que si no se decidió a catalogarlo como el más grande sólo se debió a la feroz competencia de los Somoza, los Duvalier y otras especies.
Si de semejante manera se han referido siempre a sus “combatientes por la libertad” como George Bush llamaba a los talibanes cuando despanzurraban rusos, nada de particular puede tener su concepto de paz.
George Bush, la anhelaba la víspera de iniciar los bombardeos sobre Iraq: “Como ya he dicho a menudo, nosotros no deseábamos la guerra, pero todos conocemos ese versículo del Eclesiastés que dice que hay un tiempo para la paz y un tiempo para la guerra”. A Bush, naturalmente, le correspondía la gracia de decidir el tiempo.
Entre las muchas citas posibles en relación a la paz y a pesar de los aportes de la familia Bush, me quedo con estas dos: “Ningún triunfo es tan grandioso como el supremo triunfo de la guerra” del premio nóbel de la paz y presidente estadounidense Teddy D.Roosvelt; y la más reciente, del ex secretario de Defensa, Donald Rumsfeld: "Mejor que una palabra es esgrimir una palabra y un revólver.”
Por muy costoso que le resulte al mundo cubrir la demanda de psiquiatras que tienen los Estados Unidos, siempre será preferible donarles ese servicio a tener que estar pagando los honorarios de los tantos traumatólogos y cirujanos que provocan sus imperiales efectos.
Claro que tampoco entonces terminarían las carencias de los Estados Unidos porque, igualmente, precisan economistas que puedan devolver las esperanzas de una vida mejor a millones de ciudadanos que viven miserablemente, sin empleo, salud ni futuro; y de sociólogos que puedan ayudar a la población a identificar sus problemas, a reconocer sus causas, a buscarles solución; y de maestros y educadores que puedan compensar las notables lagunas de su población y sus autoridades; y hasta es posible que, contradiciendo al propio Bill Gates que no parece ser de la opinión de que Estados Unidos necesite gente torpe, bruta, tosca, poco o nada inteligente, también sigan necesitándose inmigrantes que siembren, que construyan, que transporten, que frieguen, que levanten, que laven, que conduzcan, que limpien, que barran, que combatan y mueran por el país en sus múltiples y humanitarias guerras, aunque no por ello se ganen su derecho a ser considerados ciudadanos, menos aún, gente inteligente.
Bibliografía:
- Memorias del Fuergo, E. Galeano.
- Cronopiando, Koldo Campos Sagaseta
---------------------------------- -

GAMBITO CATRACHO 3 (CON APERTURA ARGENTA)




Tegucigalpa, Buenos Aires, América latina y sus ruinas circulares
Divergencias convergentes
Federico Corbière (*)
Pagina 12
Honduras y Argentina no sólo están unidas por su antecedente colonial, golpes de Estado y posteriores dependencias económicas, sino por un presente cíclico donde los sistemas democráticos dejan entrever las mismas fisuras de un glaciar a punto de tronar. Puntos de contacto de dos crisis que comenzaron un mismo 28 de junio.
De golpe nos enteramos por los medios de que un presidente recibió la insólita pena del destierro medieval y que en su sillón estaba apoltronado un empresario, por decisión unánime de una Junta Militar.
Nos enteramos de que existía un país en Centroamérica llamado Honduras, entre Nicaragua y Guatemala, pegado a El Salvador, y la sorpresa de un componente cívico-militar que prefirió ceder su soberanía política a los afanes económicos de una pequeña elite con ADN post-neo-liberal. Días después, circuló un contradictorio documento episcopal donde los representantes de la Iglesia Católica en tierras hondureñas ratificaron su rol de garantes para la ruptura institucional.
En la madrugada del 29 de junio la noticia quedó tapada por los resultados electorales locales y la sorpresa de que aquel “voto no positivo” por las retenciones móviles mostró su espejo en las boletas de los “barones del conurbano”, dejando en un rumbo vacilante a la conducción política y partidaria del gobierno argentino.También la prensa informó acerca de una fallida gestión con vuelo relámpago de Cristina Fernández, como salida diplomática para cumplir una misión de pacificación regional. Lo de Honduras fue una operación de cirugía militar elaborada por hombres educados en la temeraria Escuela de las Américas. La experiencia electoral reciente, un desquiciado plebiscito adelantado que devino en una espiral de artificios mediáticos donde ganó la sátira televisiva, montada sobre un escenario de ridiculización de la clase política y al que sus dirigentes asistieron y aplaudieron a falta de propuestas programáticas, con discursos cercanos al grado cero y el infinito.Parodias y paranoiasAmbos países compartieron parodias. Tanto el envío a Costa Rica del depuesto Manuel Zelaya por el supuesto delito de convocar a una consulta no vinculante para una reforma constitucional, que habilite la posibilidad de una reelección, como la “teoría del caos” (el nosotros o ellos) que espantó sólo a unas pocas viejitas acostumbradas a modelitos clásicos y a las botas altas. Cecilia Pando también se paseó por los medios en su reivindicación genocida.
Pero la paranoia por el desabastecimiento de alcohol en gel y el acopio indiscriminado de barbijos por la mutación de una gripe desconocida dejó fuera de agenda a las noticias internacionales. Y de pronto, pasados los 30 segundos de fama, en un mismo día nos sorprendió de nuevo un gobierno interino en Tegucigalpa que impidió el arribo de Zelaya con un saldo de dos jóvenes baleados transformados en mártires, entre los por lo menos 30 mil manifestantes que lo esperaban; que en China un conflicto étnico dejó 140 muertos y 800 heridos; mientras Argentina pasaba de los 1200 casos comprobados de gripe A H1N1 a una proyección de 100 mil en curva ascendente, informados por un flamante ministro de Salud.
También los medios hicieron un body count con cartelitos similares al recordado riesgo país de 2001. El empresario periodístico Daniel Hadad esta vez no fue de la partida.No pocas coincidencias se presentan en estos antagonismos. En ambos casos hubo una misma realidad sellada en la incertidumbre de los mercados y el agujero en los bolsillos de ciertos sectores acomodados. En el Caribe los miedos a un Zelaya eterno que llegó al poder de la mano del Partido Liberal (PL) y terminó sellando su continuidad con el Satán rojo rojito venezolano; en el sur de América, en haber incurrido en el pecado original de pisar el santuario financiero de la soja, en los tiempos efímeros de un “golden boy” que duró apenas un verano en la cartera económica.Supimos por los medios que el gobierno de facto en Honduras aceptó la mediación del actual presidente costarricense y Nobel de Paz (1987), Oscar Arias Sánchez, aunque éste haya intentado durante su primer mandato (1986–1990) modificar la carta magna para su reelección.
Luego, que el titular del Congreso hondureño, Roberto Micheletti, pertenecía, casualmente, al Partido Liberal y que no estaba muy conforme con el ingreso de ese país, en enero de 2008, al consorcio PetroCaribe, entre otros 17 miembros, que compraban antes de la crisis mundial combustible a Venezuela a precios diferenciales, con una tasa de interés simbólica del 1 por ciento anual. Ni con las negociaciones de un préstamo por 300 millones de dólares con Chávez para gastos en agricultura en la reducción de la pobreza (extrema), frente a los 10 ofrecidos por el Banco Mundial.Tampoco con la adhesión en agosto de ese año al ALBA (Alternativa Bolivariana de las Américas) y menos aún con el gesto solidario con Bolivia cuando Zelaya dilató la aceptación de las credenciales de un embajador estadounidense, luego de que su par Evo Morales expulsara al diplomático Philip Goldberg por considerarlo parte de la conspiración separatista que, entre otros hechos de violencia, devino en la masacre de Pando, con un saldo de 15 campesinos muertos, 37 heridos y 106 desaparecidos.
Las buenas nuevas mostraron la preocupación estadounidense de la secretaria de Estado Hillary Clinton, cuya actitud humanitaria no estaría relacionada con la ubicación de sus Centros de Seguridad Cooperativa, con bases en Tres Esquinas (Colombia), Iquitos (Perú), Guantánamo (Cuba), Comalapa (El Salvador), Reina Beatri (Aruba), Liberia (Costa Rica), Manta (Ecuador) –por poco tiempo– y, por supuesto, Palmerota (Honduras).
Lo cierto es que de respetarse el sistema democrático, un simple juicio político habría bastado en Honduras para resolver su situación interna. Pero estaba el antecedente del frustrado derrocamiento de Chávez, en 2002, y el más reciente intento de la derecha autonomista en Bolivia.
Aunque América esté unida por su antecedente colonial y las dictaduras setentistas, el caso argentino es distinto. Durante el pasado conflicto del campo diversos intelectuales cercanos al Gobierno instalaron la discusión acerca de un “clima destituyente”. Nunca sabremos si en ese par de opuestos instituyente-destituyente aquel espacio consolidó ese clima sin desearlo, frente al riesgo de un supuesto golpe seco de matices económicos.
De lo que estamos seguros es de la insistencia en el error de cierta parte de la ciudadanía y de sus ruinas circulares, que empezaron con la recorrida del Corpus Christi meses antes de la dictadura en 1955. Sobre ese silencioso componente civil aún queda la duda respecto de la búsqueda de soluciones mágicas en su voto o si existe una verdadera voluntad política en la profundización de un sistema democrático.
Punto y banca
El 28 de junio pasado, el anacrónico golpe en Honduras abrió una nueva partida en el juego de relaciones multilaterales. Esa misma noche en Argentina saltó la banca y el casino flotante de candidaturas “antitraición” dejó ver los aspectos más endebles de un modelo de liderazgos oxidado.
Las reuniones cumbre, patrocinadas desde Washington, para restituir a Manuel Zelaya fueron sólo demostraciones de fuerza en el mapa de relaciones internacionales de un gobierno más preocupado por su situación bélica en Oriente y la instalación inminente del Escudo Antimisiles, diseñado durante los noventa por gobiernos republicanos –preanunciados en los documentos de Santa Fe IV–.
La convocatoria al diálogo por parte de la presidenta Cristina Fernández, el pasado 9 de Julio, una bonita página para la celebración del Día de la Independencia, que abrió otro mazo de cartas en la búsqueda por recomponer su poder licuado en el Congreso a partir de diciembre, con el llamado a un Consejo Económico y Social, que tendrá como tallador entre empresarios, banqueros y sindicalistas a su incondicional ministro polivalente Aníbal Fernández.
Un jefe de Gabinete obligado a resolver en esa suerte de unidad de cuidados intensivos cómo aplacar el rol de los 13 agrodiputados y los bloques opositores aún dispersos, que podrá optar por llevar a ese Consejo por dos carriles opuestos: encontrar la fórmula alquímica para discutir en el Congreso Nacional el diseño de políticas inclusivas a largo plazo o repartir cartas marcadas entre los grandes jugadores del mercado, siempre tentados a negociar en pequeños despachos sus intereses sectoriales.
(*) Federico Corbière es Licenciado en comunicación.
------------------------------------

ANA BEATRIZ BARROS









LA MODELO DEL MOMENTO ES LA BRASILERA ANA BEATRIZ BARROS. PROPIETARIA DE UNOS OJOS VERDES ESPECTACULARES Y DE UNA FIGURA IMPRESIONANTE NOS MUESTRA SUS ENCANTOS EN UNA SESION DE FOTOS PARA LA REVISTA WANDER LUST.

-----------------------------------

DELIVERY CRIMINAL





En un juicio que tendrá lugar en Gran Bretaña, podría hacerse pública información sobre los “vuelos fantasmas” de la CIA
Daniel Tencer
The Raw Story
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Aspectos importantes del programa de “entregas extraordinarias” de la CIA –que sirvió para enviar a sospechosos de terrorismo a prisiones de determinados países para someterles a tortura- podrían pronto hacerse públicos, gracias al proceso en curso en Gran Bretaña en nombre de una persona que afirma haber sido una de las víctimas de tal programa.
Los abogados de Binyan Mohamed, quien pasó alrededor de siete años bajo detención estadounidense, cinco de ellos en Guantánamo, dijo que Jeppesen UK, una filial de Boeing, está dispuesta a presentar pruebas sobre los “vuelos fantasmas”, presuntamente organizados por la CIA, en aviones privados que actuaban de forma ilegal trasladando a sospechosos de terrorismo a lugares donde iban a ser torturados.
Según un
artículo del Guardian británico, la decisión de Jeppesen de no bloquear los detalles de su presunto papel en las entregas extraordinarias tiene “implicaciones legales de amplio alcance que podrían ayudar a sacar a la luz qué países y gobiernos conocían que la CIA estaba utilizando por todo el mundo sus bases aéreas para hacer desaparecer como por ensalmo a sospechosos de terrorismo”.
Jeppesen es también objetivo de un proceso judicial en Estados Unidos
lanzado en su día por la ACLU [siglas en inglés de la Asociación Americana para las Libertades Civiles] para –como señaló ésta- impedir que las corporaciones se beneficiaran del programa de entregas de la CIA.
Binyam Mohamed, nacido en Etiopía, solicitó estatuto como refugiado en el Reino Unido en 1994 y fue arrestado en el aeropuerto de Karachi, en Pakistán, en 2002, tras visitar Afganistán. Las autoridades estadounidenses y británicas sostienen que había admitido haber recibido entrenamiento en un campo para terroristas en Afganistán. Mohamed ha declarado que esa confesión fue conseguida en medio de las torturas.
En octubre de 2008, las autoridades estadounidenses retiraron las acusaciones contra Mohamed. Fue liberado del centro de detención en Guantánamo en febrero de este año. Los abogados de Mohamed están llevando a cabo una serie de acciones legales sobre su detención, incluyendo un proceso contra Jeppesen, y
otro contra el Departamento de Defensa de EEUU, con objeto de impedir que puedan destruirse pruebas de las torturas sufridas por Mohamed durante el tiempo que estuvo bajo vigilancia estadounidense.
La policía británica ha lanzado una investigación de las afirmaciones de Mohamed de haber sufrido torturas, tras las revelaciones de que el servicio británico de seguridad, el MI5, podría haber
participado en las torturas contra Mohamed y sustentado las preguntas de la CIA que acabarían haciendo que Mohamed confesara los “necesarios” crímenes.
Presiones de la CIA
El Daily Mail británico
informa que la CIA ha estado presionando a las autoridades del Reino Unido para que mantengan todo el secreto posible sobre las pruebas del caso de Mohamed.
El periódico afirma:
“La única prueba que los abogados de Milliband [David, Secretario británico de Asuntos Exteriores] han aportado es una carta, redactada sin firma y sin fecha, con el membrete suprimido, que, dicen, resume los puntos de vista de la administración del Presidente estadounidense Barack Obama.
En ella se afirma: ‘La revelación pública de la información contenida en los siete párrafos podría provocar serios daños a la seguridad nacional de EEUU y del Reino Unido.
Si llegara a determinarse que el Gobierno de Su Majestad es incapaz de proteger la información que le proporcionamos, aunque esa incapacidad esté motivada por su sistema judicial, tendremos necesariamente que revisar con el mayor cuidado la sensibilidad de la información que le proporcionemos en el futuro’.
Después de una orden judicial, los abogados del gobierno se vieron obligados a admitir que había recibido la carta un oficial no identificado del MI6, y que estaba escrita por alguien de la CIA.”
Un investigador de Reprieve, un grupo de activistas que apoya las acciones legales de Mohamed, le dijo al Guardian que la información realmente valiosa que se podría obtener del litigio de Mohamed no radica en qué líneas aéreas volaron con los sospechosos, sino qué países actuaron ilegalmente junto con Estados Unidos para torturar a los sospechosos.
El investigador dijo que “la CIA no podía haber actuado en solitario y el caso iba a cuestionar qué gobiernos fueron cómplices de las entregas extraordinarias”, informa el Guardian.
------------------------------------

MAPA PARA UNA CONDENA ANUNCIADA





Colombia, todo...todo por el TLC
Hedelberto López Blanch
Con la declaración oficial de que el país ya está en recesión, el presidente colombiano, Álvaro Uribe busca por todos los medios concretar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, aunque para lograrlo tenga que empeñar la soberanía nacional al entregarle a Washington varias bases militares en el territorio.
A finales de junio, Colombia entró en recesión, según informó el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), después de 10 años de crecimiento continuado aunque esos resultados no se hayan revertido en mejoras sociales y económicas para su población.
Antes de concluir 2008, el gobierno aseguraba que el país estaba blindado contra la crisis económica internacional, pero ahora ha reconocido que en el último trimestre del pasado año la economía decreció 1 % y en el primer trimestre de 2009 lo hizo en 0,6 %. El Presidente, sus ministros y empresarios colombianos han construido prácticamente un nuevo camino hacia Washington con las idas y venidas realizadas en los dos últimos años para tratar de convencer a congresistas y senadores estadounidenses opuestos al TLC (por los asesinatos de sindicalistas y las violaciones constantes de los derechos humanos en el país andino).
Semanas antes de dejar la Casa Blanca, el ex mandatario George W. Bush dijo en una reunión con Uribe que el TLC era “necesario” para la seguridad nacional de Estados Unidos.
El 30 de junio último, Uribe regresó a EE.UU. y le expuso a Barack Obama, (quien se había opuesto anteriormente al Tratado) las bondades de este.
Para estar más en línea con las disposiciones que exige el TLC, y a la par embullar a congresistas norteamericanos indecisos, el gobierno de la nación andina ha impulsado un amplio programa de privatizaciones en todos los sectores de la producción, la minería y los servicios.
El Estado sacó a la venta las empresas de electrificación de Cundinamarca, Boyacán (Ebsa), Pereira, Santander, Norte de Santander y Meta. En el ruedo también se halla Termocan-delaria, por la que se interesa el grupo chileno Solari. En cuanto al sector financiero, el Estado cederá la propiedad de 12,4 % que controla en el Banco Popular. Antes de que se acabe de aprobar el TLC, ya la estadounidense General Electric adquirió un paquete de acciones del Banco Colpatria, construirá una planta para la fabricación de químicos de purificación de aguas y compró una empresa dedicada a esa actividad industrial. Mientras, Munich Re fortaleció sus acciones en Inversura, holding de salud, riesgos profesionales y seguros.
La transnacional Glencore ha invertido, junto a Ecopretrol, en la ampliación de la refinería de Cartagena para elevar el procesamiento de crudo de 75 000 a 150 000 barriles diarios.
En la industria hotelera las cadenas transnacionales Hyatt, Milton, NH, Fronpeca, Marrito y Honesta invierten más de cuatro millones de millones de pesos colombianos, mientras compañías estadounidenses y europeas lo hacen en el sector de la aviación para ampliar las frecuencias de destinos a Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena. El Instituto de Fomento Industrial (IFI) vendió la pequeña parte que controlaba en la Comercializadora Internacional Promotora Bananera y 9,3 % que tenía en Devinorte, donde han tomado posesión las transnacionales Cargill, Masisa (madera) y Mapfre Seguros.
Todas estas acciones han deteriorado aún más el nivel de vida de los colombianos, país donde la mitad de la población se encuentra en la pobreza y no tiene posibilidad de acceder a los servicios de salud, educación y seguro social.
Organizaciones sindicales y No Gubernamentales indicaron que tres de cada cuatro personas en el campo y dos de cada cuatro en las ciudades son pobres, en un número que alcanza a 20 290 000 habitantes.
Cuando se analiza que esto ocurre en una nación cuyo Producto Interno Bruto (PIB) ha crecido como promedio más de 5 % en el último lustro, se comprende que las ganancias van a las pequeñas clases pudientes nacionales o salen del país mediante las transnacionales.
El ingreso de 10 % de la población más rica colombiana es 49 veces mayor que el de 10 % de los más pobres. A esto se suman los desplazamientos obligados de personas -realizados por el ejército en las zonas de conflicto armado- y quienes no tienen otro destino que irse hacia las ciudades para tratar de sobrevivir.
Ahora la crisis con su recesión acompañante se ha sentido con mayor fuerza en la industria, comercio, el transporte y los servicios según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas.
Las medidas de privatización que afectan a la seguridad social están provocando grandes manifestaciones de sindicalistas y pensionados.
Las Centrales Obreras y en particular la Confederación de Pensionados de Colombia (CPC) se han lanzado a las calles en rechazo a la privatización del Instituto de Seguro Social y la liquidación de las subsidiarias Cajanal y Capre-com.
Jesús Ernesto Mendoza, presidente de la CPC, gremio que agrupa a 140 asociaciones con 1 350 000 pensionados, denunció que el Estado los ha puesto a merced de la voracidad del capital financiero, a la par que condenó las continuas detenciones de sus dirigentes como el caso de Sergio Díaz Forero, capturado por organismos de seguridad en la ciudad de Fusaga-sugá.
Con sus ansias de concluir el TLC y acabar de convencer a los cada vez menos reticentes congresistas norteamericanos, el gobierno de Uribe concretó un tratado con Washington para que ese país utilice tres bases aéreas y dos navales, en la Bahía de Málaga (Pacífico) y Cartagena (Caribe).
Aunque las conversaciones han sido secretas, se conoció que el senado del país norteño destinará 46 millones de dólares para la de Palanquero, puerto Saldar, en el río Magdalena, que ya cuenta con una pista de aterrizaje de 3 500 metros, dos enormes hangares y es la base principal de los aviones de combate colombianos. Entre las medidas se establece que ningún militar estadounidense podrá ser juzgado por delitos cometidos en suelo colombiano.
Este convenio abre las puertas a las operaciones y control militar estadounidense en la región, después de perder la base de Manta en Ecuador, la cual debió abandonar por la actitud del gobierno de Rafael Correa de no prorrogar el contrato de arrendamiento que vence en el próximo noviembre.
El senador Rafael Pardo, ex ministro de Defensa y candidato a sustituir al presidente Uribe, declaró que con este paso, “Colombia perderá soberanía y se convertirá en una base de operaciones, una especie de portaviones, contra los países vecinos”.
Ciertamente que el gobierno colombiano ha realizado enormes sacrificios para concluir el Tratado de Libre Comercio. Si los congresistas estadounidenses no lo acaban de aprobar, pasarán a la historia como unos malagradecidos.

------------------------------------

TRAVESURAS DE LOS NIÑOS MALOS



Wl museo de la memoria, Vargas Llosa y el intento de lavar la imagen del genocida Alan García
Pepe Mejía
Rebelión
El escritor Mario Vargas Llosa considera una excelente noticia la puesta en marcha del Museo de la Memoria de Perú. La iniciativa, según afirman las crónicas, partió del mismo Presidente Alan García. A estas alturas me cuesta creer que el responsable político de la matanza de más de 300 presos
[2] en las cárceles de San Juan de Lurigancho, El Frontón y Santa Bárbara, el 18 y 19 de junio de 1986 mientras se celebraba un congreso de la Internacional Socialista [3] , haya dado el visto bueno a este proyecto financiado por Alemania.
El actual presidente Alan García estuvo en el consejo de ministros
[4] en donde se decidió lo que se ha calificado [5] “como el asesinato masivo más grande durante la lucha contrasubversiva de la década de los años 80”.
La iglesia católica de Perú, en un documento fechado el 19 de junio de 1986, y titulado “Masacre de los penales en Lima” señala: “En la madrugada del 18, los detenidos de los penales de El Frontón, Lurigancho y Santa Bárbara, en Lima, se amotinan y toman rehenes. El consejo de ministros y el presidente Alan García deciden encargar al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas la restauración del orden. En Santa Bárbara -cárcel de mujeres- interviene la Guardia Republicana. Las rehenes son liberadas. Hay dos reclusas muertas. En Lurigancho intervienen el Ejército y la Guardia Republicana. Al amanecer del 19 un rehén es liberado. Los ciento veinticuatro reclusos -según el informe oficial- son fusilados después de rendirse. En el Frontón, la operación se encomienda a la Marina, que bombardea el Pabellón Azul durante todo el día. Sobreviven treinta internos, que se rinden. Eran alrededor de doscientos detenidos. En todo el proceso se impide el acceso a las autoridades civiles: jueces, fiscales, directores de penales. Tampoco la prensa.”
En los hechos acaecidos en el penal de El Frontón hay, al menos dos casos, en que murieron personas que habían sido declaradas inocentes, tal y como la Corte Interamericana de Derechos Humanos declaró en su sentencia del 16 de agosto del 2000
[6] .
De aquella matanza sólo quedó la célebre frase "o se van ellos o me voy yo" porque el actual presidente de Perú otorgó impunidad a los responsables de la masacre. El vicealmirante Luis Giampietri Rojas, uno de los responsables del operativo, llegó a primer vicepresidente del segundo gobierno de García. Por cierto, en esas fechas de la matanza en los penales, el novelista, apadrinado por Felipe González y José María Aznar, ex presidente de Gobierno en España y representante de las posturas más conservadoras del Partido Popular (PP), no denunció la masacre ni se significó por su condena a Alan García.
El gesto del escritor, de impulsar el museo de la memoria, me parece encaminado a lavar la imagen de García, como la lavó en su día a Belaúnde Terry cuando intervino en la Comisión de investigación por la matanza de 8 periodistas en Uchuraccay en junio de 1983. En aquella oportunidad, Vargas Llosa eximió de toda responsabilidad al Presidente Belaúnde y a las fuerzas antisubversivas. Firmó un informe escrito por un responsable militar. Después, este informe lo sacó en forma de novela: “Lituma en los andes”. Su trabajo en la citada Comisión se tradujo en el envío de diversas crónicas al diario monárquico y plataforma de la ultraderecha, ABC de Madrid.
Alan García y Vargas Llosa coinciden en que la mejor fecha para inaugurar el museo tiene que ser antes del 2011. Y esto sí me parece un gesto táctico motivado por razones electorales.
Vargas Llosa ha demostrado, además de ser un buen escritor, ser un buen instrumento para ocultar matanzas, genocidios y violaciones a los derechos humanos. Experto en el juego de los equívocos y ocultamientos, Vargas Llosa siempre ha estado solícito para proteger, bajo su enorme paraguas mediático, a los violadores de los derechos humanos. Su actitud ante Alan García es una muestra. La puesta en marcha del referido museo no acallará las denuncias que sobre violación de los derechos humanos recae sobre el Presidente de Perú. Todavía estamos esperando las responsabilidades en la reciente masacre de indígenas en la amazonía peruana.
[1] Pepe Mejía es Periodista y ex corresponsal de prensa del diario MARKA en Madrid. Como miembro de la Comisión de Defensa de los Derechos de Perú en el Estado español (CODDEH-PERÚ) visitó la cárcel de Lurigancho antes de la masacre de presos en junio de 1986. Actualmente es miembro de ATTAC.
[2] http://www.pagina-libre.org/MPP-A/Textos/Presos/Pliego86.html
[3] Una delegación española del PSOE -en la que estuvo Ludolfo Paramio- participó en el evento de Lima. También estuvieron el eurodiputado Enrique Barón, acusado de corrupción en el Parlamento Europeo y Elena Flores, encargada de Relaciones Internacionales del PSOE de Felipe González, quien concedió la nacionalidad española al novelista en contra del criterio de Alfonso Guerra y otros miembros de la ejecutiva del PSOE en ese entonces.
[4] A las 10:00 se inició una sesión de emergencia del Consejo de Ministros y de los mandos militares con la participación de Alan García. Tres horas después, finalizada la reunión, el ministro del Interior, Agustín Mantilla, el impulsor del grupo paramilitar Comando Rodrigo Franco, que envió a sus esbirros a España, anunció que, de no rendirse los amotinados, los centros penitenciarios serían retomados por la fuerza.
[5] Entre ellas la prestigiosa institución estadounidense Americas Watch.
[6] http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/Seriec_68_esp.pdf Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Sentencia de 28 de mayo de 1999, Corte I.D.H. (Ser. C) No. 50 (1999): Excepciones Preliminares caso Durand y Ugarte. En la Biblioteca de Derechos Humanos de la Universidad de Minnesota. Estados Unidos:http://www1.umn.edu/humanrts/iachr/C/50-esp.html Medidas del estado peruano para reparar el daño causado a estas dos víctimas de El Frontón: http://www.mimdes.gob.pe/noticias/2002/not26nov.htm Informe de la Comisión de la Verdad del Perú sobre las Ejecuciones Extradudiciales del Penal de El Frontón y el Penal de Lurigancho: http://www.cverdad.org.pe/ifinal/pdf/TOMO%20VII/Casos%20Ilustrativos-UIE/2.67.FRONTON%20Y%20LURIGANCHO.pdf
-----------------------------------